Escalabilidad vs. Exclusividad

Desde que estoy trabajando en artesanio pienso bastante en cómo hacer prósperos los negocios de artesanía. Mientras que arteanio es un proyecto escalable, la artesanía como tal, por naturaleza, no lo es. Se dice que un modelo de negocio escala cuando es capaz de aumentar sus beneficios sin aumentar el gasto de recursos. Si produzco 1, gano 2, pero si aumento la producción a 10, gano 100 (y no 20). El crecimiento no es lineal, es exponencial.

Hay empresas en Internet que escalan maravillosamente bien, el mejor ejemplo son las redes sociales como Facebook. Mientras que con 2 trabajadores sólo se puede dar un servicio de calidad a 1.000 usuarios, con 1.700 trabajadores como tiene ahora Facebook y oficinas en sólo 12 países, llegan a los 600 millones de usuarios.

La artesanía no escala porque para aumentar el beneficio tienes que aumentar forzosamente la mano de obra, que es tiempo y gasto. Pero si eres artesano, no te desilusiones, hay muchísimas empresas que no escalan o que les cuesta mucho trabajo hacerlo. Las grandes empresas ganan mucho dinero pero también tienen muchos gastos, por lo que para ganar más dinero, se ven obligadas a reducir gastos. Por ejemplo, Ferrari aumentó en 65M€ su beneficio neto en 2010, frente a 2009. Para ello, vendió 380 coches más pero también despidió a 114 trabajadores…

Es curioso comparar los datos de Ferrari (más exclusivo) con los de Inditex (más escalable). Esta última tuvo en 2008 unos beneficios de 1.200M€ con 90.000 trabajadores. Ferrari en cambio tuvo en 2010 un beneficio de 300M€ con 2.700 trabajadores y vendiendo sólo 6.500 coches. Es decir, Inditex ganó 4 veces más pero con 33 veces más trabajadores.

Rodolfo Caripintier suele decir que Internet es un mecado de muchos pocos, es decir, hay que pensar en modelos que tienden a la gratuidad pero que atraen a muchísimos clientes a nivel global. Son rentables porque son escalables, consigues unos pocos euros mensuales de muchos clientes diferentes.

La arquitectura tradicional tampoco escala. Si nos fijamos en A-Cero, el estudio de arquitectura más exclusivo de España, encontramos que Joaquin Torres y Rafael Llamazares han sabido convertir su profesión en un negocio muy rentable aportando valor y diferenciación, construyendo casas y edificios únicos, exclusivos. Lo que me resulta curioso es que desde hace poco tiempo vienen apostando también por la arquitectura modular, industrializada, que sí tiende a escalar. Son modelos totalmente diferentes. En el primer caso cuidas cada detalle al máximo, personalizas cada uno de tus productos (diseños) adaptándolo a las necesidades del cliente y mimas hasta el último componente y centímetro de esa vivienda. Para el segundo caso, el industrializado, inviertes el mismo tiempo (o menos) en diseñar una vivienda prefabricada que sólo tendrás que hacerlo una vez, será mucho más limitada en cuanto a personalización, bajarás mucho el precio y pretenderás vender mil veces más.

Creo que si tu negocio no es escalable, debes hacer exclusivo tu producto.

Imágenes de A-Cero

Escalabilidad vs. Exclusividad

Bolardos X-Last

La empresa Sabacaucho ha presentado un nuevo concepto de bolardo: el bolardo X-Last®. De un nuevo material, con propiedades exclusivas, este bolardo ofrece la máxima resistencia y flexibilidad, siendo más seguro y duradero.

Con rigidez para evitar el paso de los vehículos, su flexibilidad lo hace prácticamente irrompible y al recibir un impacto vuelve a su postura original. No se parte, no se abolla, no se oxida… Con una duración casi ilimitada, no necesita ser cambiado.

Más seguro que los otros bolardos clavados en la acera y que son lesivos para vehículos y personas, éste puede realizarse con diseño personalizado, convirtiendo las calles en más seguras, más prácticas, más modernas y más atractivas.

El precio oscila entre los 100 y 200€.

Bolardos X-Last

Nuevo monumento de Santiago Calatrava

Ejecutado por Acciona Infraestructuras, es el primer monumento del arquitecto en Madrid y será un regalo de Caja Madrid a la ciudad.

Situado en el centro de la Plaza de Castilla, en el eje de perspectiva del Paseo de la Castellana, el monumento se ha convertido en el más emblemático de la zona norte de la capital. Se trata de un gigantesco cilindro de acero y bronce de 93 metros de altura, 2 metros de diámetro interior y 572 toneladas de peso. Anclado sobre un trípode de acero que salva el túnel de tráfico de la Castellana, su base está constituida por un cono truncado elevado en su vértice hasta seis metros sobre el rasante de la plaza. El propio Santiago Calatrava ha definido el Monumento como una obra que “cabalga entre la arquitectura, la escultura y la ingeniería”.

La pieza principal de esta obra es un mástil vertical formado por el mencionado núcleo cilíndrico de dos metros de diámetro, construido con acero con espesores variables desde 80 milímetros en la base hasta 25 mm en la coronación. En este fuste se han anclado 493 lamas o costillas basculares de bronce dorado de 7,70 metros de altura cada una, agrupadas en 12 tramos a lo largo del fuste, cada uno de ellos formado por 42 costillas o barras de bronce dorado enlazadas en sus extremos con las siguientes, superiores e inferiores. En el interior del fuste se sitúan los mecanismos de accionamiento, así como una escalera interior hasta la coronación.

Toda la superficie del Monumento, formada por estas barras, está dotada de un suave movimiento de basculación que se transmite a través de la vinculación existente en los extremos de las costillas, dando lugar a un aparente movimiento de ascensión de una onda a lo largo del fuste. La solución mecánica prevista incorpora 126 mecanismos hidráulicos que permiten al monumento diferentes movimientos y ritmos. El Monumento incorpora, además instalaciones eléctricas, de alumbrado, de motorización y de balizamiento.

Seguir leyendo “Nuevo monumento de Santiago Calatrava”

Nuevo monumento de Santiago Calatrava

Turning Torso (Santiago Calatrava)

El Turning Torso es un rascacielos residencial de 190 metros de altura y 54 plantas situado en la ciudad sueca de Malmö. Es el edificio residencial más alto de Suecia y el segundo de Europa (en la fecha de su inauguración), obra del arquitecto español Santiago Calatrava. Fue inaugurado el 27 de agosto de 2005, después de cuatro años de construcción. Recibió el premio MIPIM en la feria de la construcción de Cannes (Francia) en 2005 al mejor edificio residencial del mundo.

Seguir leyendo “Turning Torso (Santiago Calatrava)”

Turning Torso (Santiago Calatrava)

Química en la construcción – Candás Manzano

Seguro que te han llamado la atención esas fachadas multicolor de algunos edificios que se empiezan a ver ahora más en la arquitectura de vanguardia, fachadas de hormigón blanco impoluto, carriles bici de color marrón, polideportivos azules, prefabricados de cualquier color… Son aditivos que se mezclan con el hormigón, pintura o asfalto para conseguir tonalidades o propiedades que buscamos.

Candás Manzano es una empresa asturiana que aporta soluciones químicas innovadoras al sector de la construcción. Tienen un catálogo muy amplio para pavimentos impresos y de interior; hormigón arquitectónico, encerado y envejecido; poliuretanos decorativos y para industria;  y asfalto pigmentado. Fabrican sus productos bajo la marca Artcrom®.

Química en la construcción – Candás Manzano

La Estación Central de trenes de Berlín

Obra del arquitecto Meinhard Von Gerkan, la nueva estación de trenes de Berlín es hoy día la más grande de Europa. Con más de 4.000 millones de euros de presupuesto, 7 niveles y 180.000 metros cuadrados, hasta ella pueden llegar cada día 1.000 trenes y 300.000 viajeros.

En su construcción, la empresa de trenes alemana Deutsche Bahn decidió acortar el tiempo de ejecución de la obra modificando el proyecto, lo que supuso un conflicto con el arquitecto. Se acortó la cubierta de la estación (con 11.800 paneles de cristal de 100 kg) en 100 metros y las plantas inferiores que sirven de intercambiador para el metro se cubrieron provocando que no llegara luz natural como estaba descrito en el proyecto inicial.

Una de las hazañas de ingeniería que se llevaron a cabo en esta construcción fue la puesta en obra de un puente metálico que cruza la estación transversalmente y que alberga oficinas. Debido al riesgo que suponía construirlo mientras la estación estaba atestada de personas, se decidió ejecutarlo durante un fin de semana en el que la estación se cerró al público durante 54 horas. La estructura se construyó entonces verticalmente y en dos partes de 1.200 toneladas cada una y que luego unieron a modo de puente levadizo.

La Estación Central de trenes de Berlín

Arquitectura del vino

bodegas

Las grandes marcas de vino españolas apuestan por la arquitectura de vanguardia como un atractivo más para sus bodegas.

Según un estudio encargado por la asociación francesa de Vignerons Indépendants al Centre de Recherche pour l’Étude et l’Observation des Conditions de Vie (Credoc), en el año 2015, España superará a Francia como productor de vino. Según este informe, la producción francesa disminuirá desde 52,8 millones de hectolitros de media en el periodo 2000-2004 a 43,9 millones de hectolitros en 2015, lo que significa un descenso del 20%. Actualmente Italia es el mayor productor mundial, con 60 millones de hectolitros anuales y España ocupa el tercer puesto con una media de 45 millones de hectolitros al año en la última década. Aún así, España sólo cuenta con una bodega entre las más visitadas del mundo, según el ranking elaborado por el periódico británico “The Guardian”. Se trata de la bodega de Marqués de Riscal, diseñada por Frank Gehry y ubicada en La Rioja. Más conocida aún es Ysios, la bodega de Domeq diseñada por Santiago Calatrava, pero quiero compartir unas fotos que muestran tres bodegas (IriusDarien, y Antion) diseñadas por el arquitecto J. Marino Pascual.

IRIUSDARIENANTION

Foto: Petoflickr y Durbano

Arquitectura del vino

La Granada de “ayer”

Me he encontrado con esta filmación de diferentes puntos de la ciudad de Granada en 1920. Resulta curioso observar cómo hay lugares que no han cambiado prácticamente nada, mientras que cuesta reconocer otros como Gran Vía.

Lástima que no tenga sonido -no hace tanto que se consiguió grabar la primera voz humana: un fragmento de 10 segundos allá por 1860-.

Para el futuro, en Granada, además del metro, se proyectan se construyen dos grandes centros comerciales. Uno en el Serrallo, junto al túnel, que contará con una torre de 19 plantas que albergará oficinas: Serallo Plaza…

Seguir leyendo “La Granada de “ayer””

La Granada de “ayer”

Reflexionando sobre la forma de construir vivienda en España

Este post del blog de Martin que copio a continuación me ha hecho pensar en cómo se viene construyendo vivienda en España. Titula su post: La casa Varsavsky y los ricos también lloran.

“Continuando con la temática de la pérdida de identidad del paisaje urbano español, me gustaría contar el desafío que es hacer una casa de autor en España. Este artículo surge de mi experiencia con la construcción de la Casa Varsavsky, como se llegó a llamar nuestra casa en Internet. Un proyecto que decian que de principio a fin iba durar dos años y medio pero terminó tardando más de cinco y costando muchísimos dolores de cabeza. Antes que nada aprovecho para agradecerle a Waya Quiviger, mi esposa por haber tenido la paciencia para aguantar el abusivo mundo de la construcción. Yo reconozco que en mitad de camino tiré la toalla y que es gracias a ella y a la empresa constructora que tuvimos que armar nosotros cuando la constructora original abandonó la obra, que pronto estamos por tener la casa. También quiero agradecer a Eva Romero, Luis Prada y Chiara Fabiani que encontraron la manera de terminar una casa que ni los arquitectos que la diseñaron ni la constructora que contratamos podían sacar adelante y cuya obra estuvo parada más de un año.

La masificación y estandarización constructiva es una consecuencia natural del crecimiento de las ciudades y las fuerzas del mercado. Pero, como ya expliqué, en España esto es mucho más grave debido al modelo de gestión de suelos y de todo el ridículo proceso de construcción vigente. Dada la enorme complejidad de este sistema la construcción de las viviendas queda generalmente en mano de grandes empresas inmobiliarias y compañías constructoras, quienes para maximizar la rentabilidad masiva, crean enormes condominios de casas idénticas. Cientos de chalets construidos como si fueran edificios acostados, todos iguales, uno al lado del otro. Los pueblos españoles de ahora parecen hechos en fábricas de automóviles. El resultado es que la clase media alta (gente que gana más de 100 mil dólares por año) viven en viviendas de clase media, la clase media viven como clase media baja y la clase media baja y baja se quedan simplemente afuera del mercado. ¿Pero quien se queda con la diferencia? Unas 30 familias españoles partes de las nuevas grandes fortunas que en los últimos cinco años han ganado de 100 a mil millones de euros cada una haciendo viviendas populares para ricos. Si, ya se que es criticable que yo que me hago la gran casa en La Moraleja sea el que denuncie este corrupto sistema pero no importa. Mi situación económica es privilegiada, no hay duda, inclusive yo mismo me he beneficiado mucho ya que mis 20 mil metros valen 300% más que en el 2001. Pero no por esto voy a decir que el sistema actual que artificialmente limita las ofertas de viviendas de compra y alquiler funciona. Porque no solo no funciona sino que salvo para esas 30 familias que se forran construyendo y promoviendo y unos miles más que comen las suculentas migas, para el resto de España el status quo es un desastre. Inclusive para el resto de los ricos que se que poca pena inspiran.

Cuando nos mudamos a España en el 1995, lo que más nos llamaba la atención del mundo de la vivienda en este país era que incluso quienes podían construir su propia casa preferían comprar los aburridos chalets adosados. En Argentina o en Estados Unidos, la gente que tiene medios hace su casa con un arquitecto porque entiende la vivienda como una forma de expresión personal y – por ende – no le gusta tener un chalet igual al de la persona de al lado.

Fue recién en el 2001 cuando compramos una bonita parcela y decidimos construir nuestra propia casa que entendimos por qué hasta los españoles que pueden no vivir a un chalet adosado se mudan a este tipo de vivienda: construir en España tu propia vivienda de autor es un verdadero HORROR. Lo digo porque no sólo he construido en España sino también en Francia, Estados Unidos, Uruguay y Argentina (tengo una empresa de desarrollo inmobiliario llamada Urban Capital desde el año 1985) y puedo comparar sistemas. Ninguno es bueno pero el español es sin duda el peor. La historia de la Casa Varsavsky es una saga telenovelesca podría llamarse como ese programa mejicano, “los ricos también lloran”.

Construir en este país es kafkiano. Las licencias de obra demoran meses y son mucho más complicadas y caras que en el estado de New York por ejemplo donde hice más de 50 mil metros cuadrados de todo tipo de obras. Y ni hablar de la cantidad de leyes – algunas razonables y otras no – que limitan de muchísimas maneras lo que uno puede hacer en su parcela mientras que ponen al burócrata de turno en una elevadísima posición de poder. Además mi experiencia es que los arquitectos españoles, no entregan planos con el nivel de detalle que se entrega en Estados Unidos a las constructoras, lo que dificulta muchísimo tanto la construcción como en sus aspectos legales. La falta de claridad da lugar a disputas. Y, como la justicia es increíblemente lenta, es común tener problemas con las empresas constructoras de viviendas individuales que amenazan a ir a juicio si no se les paga más por supuestos cambios. En mi caso tenía un contrato con penalidades pero cuando la empresa constructora vió que no iban a ganar más dinero conmigo me dijeron que se iban y que yo me encargara entonces de hacerles un juicio. Así me encontré, durante un año, en una situación en la que ninguna constructora quería terminar la obra y la Justicia española que es increiblemente lenta comparada con la de Estados Unidos no servía de mucho. Al final me di cuenta que la única solución era crear mi propia empresa constructora. Y esto fue lo que hice: terminé tomando el personal yo, sin ninguna empresa constructora. Tuve que hacer mi propia empresa constructora en España, para terminar mi casa algo que nunca me había ocurrido antes.

A este punto mi consejo es que si algún lector emprendedor que haya tenido mucho éxito y esté pensando construirse la casa de sus sueños le recomiendo que se la haga de vacaciones y no de principal vivienda y que la haga en un país como Uruguay donde construir es sencillísimo. En José Ignacio Uruguay donde me hice una casa de vacaciones, también hay regulaciones, por ejemplo no se puede construir en los meses de verano para no molestar a los vecinos, pero inclusive con esas trabas y haciendo una casa de complejidad similar a la de Madrid terminamos 2 años antes porque ahí la gente quiere construir casas y el gobierno se mete lo suficiente. Si José Ignacio estuviera en España sería una tira de chalets adosados. En España construirse la casa de tus sueños es una pesadilla. Negociar cosas tan simples como la llegada del gas para una persona con su parcela es complicadísimo, todo está diseñado para la gran constructora, el gestor, no el ciudadano. Todo requiere un proyecto especial. El mundo de la construcción parece agrupar a lo peor del país y la actitud del gobierno – repetida frecuentemente por las empresas constructoras – es decir que no a todo para luego cobrar sobornos a nivel local o penalidades inexistentes y aprovecharse de quien sea que quiere tener una vivienda. La alianza gobierno/constructora/promotores tiene que ser rota de alguna manera. El que cree que este sistema le beneficia porque su vivienda subió de precio que vea lo que pasa al tener un hijo y necesitar un dormitorio más. Es entonces que esta vivienda de oro se transforma en una jaula de oro. El precio actual de la vivienda es una condena a la parálisis. Nadie puede progresar.

Lo que sucede en España es que estamos atrapados por el modelo de construccion en el que solo Dragados, Ferrovial, ACS, y otras grandes constructoras y promotoras triunfan y sus acciones se van por las nubes. El ciudadano común, que se quiere hacer su casa pero no tiene lobistas, gestores y toda la maquinaria que hace falta para tratar con la maraña de requisitos absurdos que dominan el sector ve en la construcción un desafío imposible. La especulación y corrupción que este modelo genera hacen que unas 50 personas en España controlen cómo y a donde van a ir el resto de los españoles. En España la gente se horroriza de que en Estados Unidos se deja a un 25% de la población sin seguro médico y yo ya critiqué mucho ese sistema inclusive en blogs norteamericanos. Pero qué podemos decir de un sistema que deja a 25% de la población sin casa y que atrapa al resto sin posibilidades de progreso y en feas viviendas.

Faltan unos 60 días para que nuestra casa esté lista. Quizás entonces esté de mejor humor y encuentre las ventajas de este sistema. Se que al final será una maravillosa vivienda y prometo escribir un post sobre la experiencia. Pero el proceso fue tan horrible que decidí contar la historia. No quiero que mi blog parezca una serie de éxitos, de vida sin problemas. Como dije al principio en España, los ricos… también lloran. Todos salvo las 30 familias que hacen las casas.”

Mi ilusión desde luego es tener una casa contruida a mi gusto. Supongo que la mayoría de la gente comparte mi sentimiento. Más grande o más pequeña, con piscina o sin piscina, pero una casa a tu gusto.

La primera vez que escuché chalet adosado obviamente no supe que significaba exactamente pero lo primero que pensé es que debía ser algo así como lo que venía viendo en las series y pelis americanas: casas construidas en parcelas cerradas unas junto a otras formando una urbanización. Pero me equivoqué.

Como dice Martin en el post, en este país tanto el que tiene mucho dinero como el que tiene menos se compró en su momento su chalet adosado. La única distinción es que los ricos se lo compraron en urbanizaciones de lujo con campo de golf y demás instalaciones. Pero ¿por qué no hacerte una casa a tu gusto?… ni hablar, eso es demasiado caro y conlleva muchos calentamientos de cabeza.

A mí, ahora, con 22 años, no me apetece nada hacerme una casa a mi gusto. Principalmente por el miedo a que te pase lo que le pasó a Martin. Sin tener problema con el dinero y con una parcelita en la Moraleja contratas a un arquitecto que te hace unos planos muy bonitos y que luego no quiere saber nada de cómo construir aquello que él ha diseñado. Lo que lleva a que la constructora que empezó la obra se eche para atrás porque no quiere responsabilidades ya que no se fia del armado del hormigón.

Creo que Martin generaliza en su post y que por su particular mala experiencia piensa que en España una persona se encuentra con muchísimos problemas para construir su casa a su gusto. Yo quiero pensar que no es así. Que ha sido un cúmulo de casualidades lo que le ha llevado a vivir esa situación. En cambio, sí pienso que es posible y que debemos cambiar nuestra forma de construir vivienda. Ponemos el grito en el cielo porque la sanidad en EEUU no es pública y no hacemos nada porque todo el mundo en España tenga acceso a una vivenda. Y con esto NO me refiero a comprarte una casa con una hipoteca de 40 años. Así casi todo el mundo puede comprarla, claro esta, pagando de por vida. Lo verdaderamente triste en España es esto mismo, que nos hemos nos han acostumbrado a ver normal el hipotecarse de por vida.

Deben de existir soluciones para esto y tenemos que encontrarlas. Yo apuesto por cambiar el modelo de construcción que tenemos hoy día.

EUROLAR puede ser un buen ejemplo. Tienen un sistema de construcción denominado Pannel Mark Sistems basado en la prefabricación pero sin que esto implique el encarecimiento del producto. Todo lo contrario, bajan los tiempos de entraga y los costes manteniedo las calidades y construyendo una casa a tu gusto. Algunos trabajos:

Reflexionando sobre la forma de construir vivienda en España