¿Cómo funciona una desaladora? – CARBONERAS

desaladoraAyer visité la desaladora de Carboneras, así que aprovecho y explico de forma básica los pasos que se siguen para obtener agua de buena calidad a partir de agua de mar.

Esta desaladora fue construida por una UTE formada por Befesa (Grupo Abengoa), PRIDESA y Degremont. La inversión se financió por el Ministerio de Medio Ambiente a través de fondos FEDER, que aportaron el 50%. Un 25% por parte de los usuarios y el 25% restante ACUSUR (Aguas de la Cuenca del Sur), encargada de la explotación.

La desaladora saca un volumen de agua desalinizada de 380 hectómetros cúbicos al año. Se instaló como actuación de emergencia en el Campo de Níjar que junto con el transvase del Negratín sirvieron para cubrir las principales necesidades de agua.

Una de las principales novedades que introduce es un considerable aumento del tamaño de bastidor (concretamente un 33%). Hasta entonces los más grandes filtraban 7.500 metros cúbicos al día, mientras que en Carboneras es ampliado hasta los 10.000 metros cúbicos/día. Además, se olvida la asociación turbo bomba-bastidor, sustituyéndose por un colector común. La desaladora cuenta con 12 bastidores dispuestos en 6 + 6 de forma simétrica en dos líneas de producción. Los 6 bastidores se alimentan por un colector común. La principal mejora que introduce esta disposición es el ahorro de energía, gracias a la ausencia de paradas y arranques (picos máximos de consumo energético). De forma que la desaladora puede funcionar sin parar aunque sea necesario realizar ciclos de lavado para su mantenimiento. Cada bastidor se divide en 4 sub-bastidores de 2.500 metros cúbicos/día cada uno. Así se hace más sencilla la limpieza, ya que se realiza individualmente por sub-bastidores.

La mayoría de la producción de la planta se destina a regadío. Aproximadamente 120.000 metros cúbicos/día con un factor de conversión del 45%, por lo que es necesario tomar alrededor de 266.000 metros cúbicos/día de agua procedentes del mar. La toma del agua se adentra 150 metros en el lecho marino para hacerla pasar posteriormente a unos vasos comunicantes por los que discurre a una velocidad aproximada de 32-35 centímetros/segundo. La circulación es lenta, condición necesaria para aumentar el tiempo de residencia, esterilizar e impedir la formación de colonias.

A continuación el agua es impulsada por bombas hasta los filtros de arena situados a ambos lados de la nave. Éstos cuentan con un falso suelo en su interior con capacidad de filtrado de 90 micras. Están dotados de alarmas de filtro sucio, siendo la salmuera de rechazo (aproximadamente el doble de concentración de sal que el agua de mar) la que se usa para la limpieza a contracorriente. Se hace necesario esponjar el lecho de arena antes ayudándose de compresores de aire. El tiempo de limpieza es de unos 20-25 minutos y para evitar paradas intempestivas hay 22 filtros de arena, dos más de los necesarios, por cada línea de producción.

Se agrega entonces el coagulante (cloruro férrico) y se le añade ácido sulfúrico para bajar el PH, debido a que el coagulante funciona mejor en medio ácido.

Seguidamente se lleva a cabo la filtración en cartucho (hasta 0,40 micras). Se impide así que partículas de arena lleguen al bastidor. Se le mide el potencial REDOX debido a que la membrana no admite cloro y se dosifica bisulfito sódico hasta reducir el cloro a cero.

Ahora el agua está preparada para ingresar en las membranas. Se le aplica una presión para llevar a cabo el proceso de ósmosis inversa venciendo la presión osmótica, es decir, el agua de alta concentración pasa a la parte de baja concentración aunque no se eliminan en el proceso todos los TDS (Total Disolved Solids), permitiéndose hasta 400 ppm en la salida. Es muy importante conocer la calidad y el caudal de agua para calcular la presión que se debe aplicar al agua en la entrada de las membranas. También el control de la temperatura del agua aunque a partir de los -40 metros de cota, el agua marina no experimenta grandes cambios de temperatura.

En los bastidores se produce un porcentaje de rechazo. Aunque en las primeras membranas la relación rechazo-permeado es buena, la concentración va aumentando hasta aproximadamente el doble en la última membrana. Es usual, por tanto, hacer ciclos de sustitución entre las primeras membranas y las últimas.

El agua es inyectada a 70 kilos de presión, mientras que en la ósmosis sólo se pierden unos 2 kilogramos. La demás presión se aprovecha haciendo pasar el caudal de rechazo por una turbina tipo Pelton situada junto a la bomba. Se recupera así hasta un 80% de energía aunque en la actualidad se trabaja en otros sistemas de aprovechamiento energético en desaladoras que pueden subir este valor hasta el 96%. Posteriormente el agua de rechazo se envía a un alquetón del que la central térmica colindante se sirve para procesos de refrigeración.

El agua producto se almacena en depósitos de 19 metros cúbicos situados sobre los bastidores. Éstos son importantes para proteger el agua de calidad en el caso de que se sucedieran cortes de suministro eléctrico o algún fallo en las bombas que producirían, por la consiguiente bajada de presión en las membranas, el inicio de ósmosis directa en éstas y su deterioro.

Finalmente se bombea el agua a unos depósitos situados a 280 metros de altitud desde donde se distribuye por gravedad.

DATOS CURIOSOS: el coste de la desaladora es de 120 millones de euros. El 20% del coste se va en membranas, estando programada la sustitución del 10% de éstas cada año. El coste del metro cúbico a la salida del bastidor es de 0,28€, de los que el 40% corresponden a gastos de energía. El agricultor paga el metro cúbico a 0,41€ debido a la financiación del 25% de la desaladora. Se prevé destinar 15 hectómetros cúbicos/año para el valle del Almanzora. En plena construcción de la desaladora hubo que poner en marcha el bastidor número 3 con agua directa del mar como emergencia para abastecer a las poblaciones cercanas, ya que los turistas se estaban marchando. Funcionando a pleno rendimiento podría abastecer una ciudad de 500.000 habitantes, consumiendo energéticamente el equivalente a una ciudad de 50.000.

En mi pueblo, donde la Comunidad de Regantes obtiene el agua de manantiales subterráneos mediante sondeos, el coste del metro cúbico en 2.008 ascendió a 0,27 € -incluyendo financiación para mantenimiento, reprofundización de los pozos, etc-. Por tanto, hay una diferencia de 14 céntimos de euro entre el coste del metro cúbico obtenido por desalación y el obtenido por sondeo cuando ésta llega al agricultor.

Si te ha gustado esta entrada, también puede interesarte:

Plantas de Biomasa – Sangüesa

Visita a un Parque Eólico

Foto: Alan Bojorquez

3 Responses to “¿Cómo funciona una desaladora? – CARBONERAS”

  1. Muy buena explicación pero unas reflexiónes ,¿ que es mas cara el agua desalada o no tener agua ? , los acuiferos tambien se agotan dependen de la lluvia y si no llueve mal asunto ¿y cuando esto pase? en Almería se han secado ya muchos pozos, cada vez tienen que profundizar mas esto no es un recurso ilimitado ¿es recomendable sobreexplotar los recursos naturales? Yo creo que no .Hay que cuidar los acuiferos y no agotarlos tardan miles de años en formarse para que acabemos con ellos en unas decadas.

  2. Me gustaría saber qué hay que hacer para poder visitar la planta desaladora de Carboneras. Estoy haciendo un proyecto sobre “desalación de agua por ómosis inversa” y me vendría muy bien conocerla.
    Un saludo y muchas gracias por este artículo.

Trackbacks

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.